Prefiero ser mejor que estar, aunque me hallo lejos de poder decidir. Tal vez debiera permitir que mi esencia cabalgue a lomos del viento, se interne en el mar y sea nube. En cualquier caso, el mundo está en mi mente...


martes, 6 de noviembre de 2012

Un beso de "curasanaculitoderana" en el corazón.

Verás, querida, lo cierto es que en mi mundo de fundamentables realidades encontradas,  Celias sólo hay... tú. Y es que eres especial,  adorable criatura, hasta para llamarte.
Me estoy dando cuenta de que vengo leyéndote, con admiración rendida, desde que, rodeada de muñecotes emergiendo de una Moleskine, te autofotografiabas con flequillo glamuroso y piruleta incluidos.
Pensar siquiera, por otra parte, en alegrar cualquiera de tus días, quizás fuera pretenciosa intención. Pero te aseguro que es sincera mi voluntad de querer "balsamizar" un poquito el escozor de alguno de los más recientes.
Sé lo que se siente cuando se te va una parte del alma metida en la maleta de alguien: apretujada entre los calcetines y alguna camiseta de desvaído color semidepresivo. Por eso no me cuesta nada empatizar. Por eso, y porque me da la gana.
Las fellatio, y también los cunnilingus, volverán, bien sûr: aquí o allí, antes o después, porque la cabra siempre acaba tirando p'al monte, y un gato guarro nunca deja de serlo, por mucho que se revoque a sí mismo de pulcro y elegante azul.

1 comentario:

  1. Se me ha parado el corazón cuando he leído mi nombre en el texto. No sé cómo agradecerte el besito de curasanaculitoderana en el corazón (tengo una amiga que siempre dice "un besico en el culico", es una expresión muy graciosa y muy cuca y no sé por qué me he acordado :) ). No sé si es que tu mensaje me ha llegado ya pero hoy me he levantado con una sonrisa que no se me ha ido en todo el día. No sé, como que se me va curando el corazón solo, y se quedan los buenos momentos en vez de la nostalgia. Al final será que me puedo recuperar mejor de lo que creía. Pero sin duda son textos como este y besos de curasana los que hacen tirar para delante cuando se te llevan una parte del alma en una maleta. No sé cómo agradecértelo, gato. De verdad.

    ResponderEliminar